El ejercicio aromático a lo Ruinart


 

Por: Amanda Díaz de HoyoImage

Mi nariz ni es perfilada como la de las actrices de cine, tampoco como la de las modelos más cotizadas. Mi nariz es lo suficiente como para decirme las virtudes de los vinos. Por lo menos creí que conocía ciertos aromas…pero la realidad es otra cuando  me hablan de frutas de esas que no se dan en el trópico y que aún me cuesta detectar.

Hace un tiempito, participar del ejercicio de los aromas que tiene el champán Ruinart rosé me hizo  dudar de mis instintos olfativos. De una serie de aromas que expuso Gilles Veluzat, embajador de este y otros champanes finos, si saqué la mitad de ellos en una presentación a ciegas fue mucho. Digo, hubo quien supo muchos de los aromas. Yo pude identificar algunos que se dan por estos lares, cuyos aceites esenciales son muy particulares.

 Entre estos la guayaba, la menta, la toronja rosada, y una de las que no se da pero me recuerda las medicinas y los dulces, la cereza. Quedé atónita al no poder identificar la granada, que tengo un árbol en casa pero su aroma es distinto al presentado en el ejercicio. ¿Acaso la variedad del trópico no es igual a la de otros lares? Posiblemente. Claro aquí no había esencia de acerola, ni pomarrosa, tampoco de tamarindo y menos de guineos.  Me hacía falta la piña y la china mandarina, con las bayas de café. Ah, pero esos no son los aromas del champán en cuestión. Posiblemente no, y de seguro jamás hubiera acertado el ruibarbo ni la habichuela de Tonka que aparecía en la lista terrorífica de los aromas.

Después de darme cuenta cuán subjetivo puede ser un ejercicio aromático de esta índole, pensé que tendría más pretextos para estudiar a fondo el champán, en particular el Ruinart, que proviene de una casa clasificada como Grande Marque, fundada en el 1729, que no es tan ampliamente conocido por, tal vez, la cantidad limitada de su producción.

Lo cierto de este champán elegante es que su versión rosada tiene el estilo que destaca la casa, aromas florales y afrutados, con un post gusto elegante y una burbuja delicada. Aromas, muchos, experiencias olfativas aún me faltan…lo mejor es el pretexto de volver a degustarlo para encontrar más aromas a miramelindas, orquídeas y hasta quenepas.

Anuncios

Thanks for sharing knowledge and peace.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.