La armonía detrás de Ketel One


Image

Por: Amanda Díaz de Hoyo

Hace unos años, comencé a descubrir el arte de catar espíritus destilados precisamente con una cata de vodkas. Desde entonces, el ejercicio de cata de destilados me ha permitido encontrar la pureza del espíritu que cato, sus sutilezas y hasta sus desatinos. Luego de muchas catas más tarde, todavía me resta mucho por aprender de los grandes master blenders y siempre es una delicia compartir experiencias con ellos y con los representantes de casas destiladoras del mundo entero.

Con frecuencia, el público consumidor de destilados se deja llevar por el nombre, la promoción y hasta por el precio de ciertos espíritus. A mí me apasiona el arte y la personalidad que tienen, además de la disponibilidad en el mercado y la experiencia que me causa apreciarlo. Desde mi primer encuentro con la vodka holandesa Ketel One, hicimos click. Es que se trata de una vodka bien hecha y sí, proviene de Holanda pues la destilería de la familia Nolet ubica en Schiedam.

¿Qué define una vodka bien hecha y qué la hace Premium como la Ketel One?  Para comenzar, la familia Nolet, y Bob Nolet, quien pertenece a la generación nueva de esta familia de destiladores y  estuvo conversando conmigo sobre Ketel One y el arte emergente, han permanecido con los ingredientes que desde el principio han definido la calidad y el sabor. Parten de cepas de trigo muy fino, lo que aporta suavidad, neutralidad y pureza al destilado, una vez se muele y se combina con agua también calidad excelente. Luego de combinarse con agua, se fermenta y pasa al sistema de destilación  por columnas. Este tipo de destilación permite que ese primer espíritu tenga frescura y sea crujiente. La vodka Ketel One vuelve a destilarse pero esta vez en pequeños alambiques de cobre, para obtener de este proceso lo mejor de esa segunda destilación que es lo que va a usar, luego de un filtrado individual, el master blender  para obtener la armonía magistral que luego disfrutamos en cada sorbo de Ketel One.

El nombre de esta vodka proviene precisamente de ese alambique de cobre, el número 1, que todavía se usa en la elaboración del espíritu. Se sigue con la tradición atinada de preparar un destilado de manera artesanal y por ello, Bob Nolet, recalcó que aún en estos tiempos, un miembro de la familia tiene la última palabra antes de que esta vodka salga a los mercados sea en Holanda como en el resto del mundo.

“Ya vamos por la undécima generación de los Nolet con esta destilería” comentó Bob a quien le pregunté que como tiene un producto reconocido como de alta calidad entre los grandes bartenders y mixólogos  del mundo –Puerto Rico entre éstos—qué considera como punto de partida para un buen coctel con Ketel One. “El buen hielo para empezar” no vaciló en contestar el holandés.

De Ketel One pueden encontrar sus variantes, con limón y naranja dulce, conveniente para los cocteles.

De hecho, Ketel One auspició localmente un proyecto de arte para fomentar la creatividad de los artistas locales. Allá en la destilería cuentan con una galería de arte en la que las exposiciones se abren al público. Detrás de esta vodka hay una filantropía educativa que muestra el buen gusto y la calidad.

Para video: https://www.wevideo.com/view/161903975

Para más datos: http://www.ketelone.com/

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s