Tapas, vinos y cervezas, al fresco


IMG_1536
Allá donde fueres a probar lo que quieras pero local.

Por: Amanda Díaz de Hoyo

Justo antes de que empezara el ajetreo de las vacaciones de playa y calor, estuve dando una merecida vuelta por Colorado Springs y áreas cercanas como Manitou, que leva el Springs como denominador común. Obviamente tenía que probar cosas interesantes, entre una cerveza aquí y un vino allá, me topé con el restaurante Red Gravy, en el número 23 de la calle Tejón. Su fuerte, la comida italiana con el twist  moderno y algo western y relax.  Ya todo me gusta para empezar, allí me merecía una pizza de prosciutto con higos, en salsa blanca aderezada con romero. Deliciosa y llevadera.  Mi hijo Toñi optó por un mega emparedado de albóndigas y Addie, mi compañera de esta aventura y hermana de verdad, una ensalada capresse. Claro, quienes nos conocen saben que probamos todo lo que estaba en la mesa. Relax, buena vibra y rico, con excelente servicio, y muy recomendable.

IMG_1247
Pizza de higos y prosciutto de Red Gravy.

Otro día de esos en que no sabes si va a salir el sol, viene nieve o ventisca, porque el clima rocalloso es impredecible, luego de ir de paseo fuimos al Colorado Mountain Brewery at the Roundhouse, que queda en el número 600 en la esquina de la Calle 21 y la carretera  180. Allí, entre la variedad de cervezas artesanales y tap, pedimos unos spring rolls de venado con una salsa de blueberries y papitas fritas –pecadillo de vacaciones—con aceite de trufas…buen servicio e interesante las propuestas. Nos fuimos light porque el día prometía bastantes cosas.

IMG_1303
Memorables los spring rolls de venado y la salsa de blueberries.

Además, nos esperaba Manintou Springs, uno de los pueblitos pintorescos de la zona. De seguro allí nos toparíamos con algunas otras opciones. Bueno, en realidad una que nos encantó a los tres es el Swirl Wine Bar, en el 717 de la Ave. Manitou  número 102, muy ecléctico, con buenas opciones para tapear, vibra positiva y una carta de vinos súper  friendly. Como estaba en el mood de vacaciones me fuí por un garnacha español, de nombre Lechuza , añada 2015, de Cariñena, que para vacilar en la terraza estaba bien, claro y con los quesos y la charcutería, mejor no podía estar.

Todavía me falta por probar un vino Riesling que traje de Colorado, del Pikes Peak Winery. De todos los lugares visitados, este NO lo recomiendo por la falta de coordinación  y preparación para atender a los visitantes, máxime cuando intentan levantar una imagen vitivinícola. Nada, les falta mucho por aprender y opté por el Riesling, porque si no es bueno, al menos bien frío le suavizamos las imperfecciones. Raya y cruz a este sitio.

Necesito el fresquito de las Rocky Mountains, por favor, porque ya estamos de regreso en el calor agobiante de los meses tormentosos del Caribe. Ahora, a ahorrar para las próximas vacaciones o escapada meritoria, lo primero que llegue.

Paquecepas by Amanda Diaz de Hoyo is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s