Weed, Wine and Travels: It’s complicated


IMG_4191
The prime suspect to induced a pairing with Purple Kush.

Some days ago, I came from a family trip on a cruise. For a couple of weeks I was so freaking scare because of my  cannabis treatment. My mantra for this was:

If there is no weed, use wine, if there is no wine, use beer. If there is no beer, use water. If there is no water, you are dead and you need nothing.

I found out an emergency plan that worked very well. I will use my medical cannabis only if necessary while on cruise ship.

This is funny but some information reviewed for this blog, suggested not travelling with cannabis plants. A U.S.A. Medical Cannabis site provided the info.  Isn’t this funny? If you cannot travel with water, com’on people.

All I needed was just a small amount for my treatment. Any how, I’m the one with cancer for the second time in my life. No one else in my family has been so lucky.

The same day I was leaving on the cruise, I had my blood tests back. The results were fine. Later my hematologist confirmed my opinion.

One of the nights at sea we had a very nice wine from  Fatima, Portugal. It was a fair priced wine, that went well with my lamb. Then I thought of the locally hard to find Purple Kush. I mean in Puerto Rico. It will be a good pairing for Don Antonio, Reserva 2014.

The intense flavors of the blend –Alicante,Bouschet, Trincadeira and Aragonez– with the tannins were strong enough to hold the Purple Kush aftertaste. After thinking about the structure of the wine, the complexity of the meat, the aromatic notes of the steamed vegetables, it will also handle very well a strong THC presence hybrid.

I had on my mind so many questions that I will love to ask a Cannabis Chef, from a Fine Dining Restaurant, for my blog. Anyone out there?

I went to Customer Service of board, to ask if in the smoking area you can use a vape. I did not have mine, something I deeply regret.

Sounds really odd to me to go to a designated smoking area. The least I want to inhale is second hand smoke from a fucking cigarette. That is the only way you can use a vape for now on a ship if you are a medical cannabis user. They have to really update their laws and guidelines as more countries are accepting medical cannabis. as cancer therapy.

Besides the U.S.A., in the European Union, quoting an article published on EUobserver.com on January 2018 by Caterina Tani, she writes that “only Austria, the Czech Republic, Finland, Germany, Italy, Portugal, Poland and Spain currently authorise marijuana’s use as a medicine – while a few other states are planning legislation on the issue”.In the Netherlands, Austria, Italy and Luxembourg, a small amount for personal use has been decriminalized.

For now, I stick to my plan to enjoy wine on some destinations. My fingers are crossed for reciprocity laws among medical cannabis jurisdictions.  Other privileges for medical cannabis patients must be:

  1. Global Laws to protect the medicinal cannabis patient, honoring the licence issued in his/her country of origin.
  2. Respect and education regarding this issue.
  3. Local laws to prevent the imposition of beliefs against the use of cannabis instead of the scientific and proveen research. And for that matter, all that don’t promote knowledge.

There are many more, I know.  On every destination there will be more to learn about this.

By Amanda Díaz de Hoyo

© Amanda Díaz de Hoyo and Paquecepas.com, Timetravelslife.com 2018. Unauthorized use and/or duplication of this material without express and written permission from this site’s author and/or owner is strictly prohibited. Excerpts and links may be used, provided that full and clear credit is given to Amanda Díaz de Hoyo and Paquecepas.com, Timetravelslife.com with appropriate and specific direction to the original content.

Adeline Backstreet: Symbiosis of Wine and Weed


pexels-photo-606506.jpeg

By: Amanda Díaz de Hoyo

Lately I have been writing some columns in English for a web magazine. On my blog it will not be different, just a practice! I have done that before, doing my own translations, and here I am after an unforgettable trip to California, with my sister.

Wines, of course we will had some with delicious and fresh food; local beers, mainly artisan made and even apple cider, produced on a nearby county. There is no doubt about the array of cultures, food, religions, music and beliefs in California. Now days, when recreational marijuana has been approved, for some people in the wine country is going to be competition, for others more confusion and mental rush, and from an increasing amount of tourists means of pairing sativas and indicas, with Sauvignon Blanc or Zinfandel. What about the cannabis hybrids? Not so quick, please. This is a learning process.

As a new member of the medical cannabis society in Puerto Rico, I have to say that I have learned a lot. Since smoking pot was not my thing, just wine and food, but my body and cells have another point of view, I had to overcome the stigma that my Catholic upbringing –although I am agnostic now—had done in my mind. Catholic guilt, gone like forever. That was the first thing to get rid off.

After having my dispensary and my doses sorted out, and honestly I feel quite a relief from my illness, I was on my way to California for a week or so.

No problem, I thought, since California approved Medical Cannabis more than 20 years ago. Now, it has the recreational part included.

Look what I found out as a cannabis patient in the wine country. If you go to Solano County, the city of Vallejo, according to people from a dispensary, if you are not a resident of the state with a valid ID, you cannot buy medical or recreational marijuana.

If you go to Alameda County, Oakland to be exact, the county´s laws are different. You can have any proof of being US citizen and no problem.

pexels-photo-290316.jpeg

This ambiguity in a new law has many cons for cannabis patients traveling out of their areas. So, counties, states and territories must have reciprocity laws allowing patients with a valid cannabis license to buy their medicine.

In terms of wine and weed, there are several companies in California doing tastings of both. Some of them are: California Cannabis Tours, Sonoma Cannabis Company, MJ Tours. Just google their names.

Many of the tours start in Oakland, as Shawn, from Magnolia Wellness on Adeline Street, explained in my incursion for my pot. “Here we serve medical and recreational cannabis, with different strains, and also hybrids”, he added. Adeline, the name of my godmother comes again to Oakland, I thought.

With a sensorial experience with the one I had, a hybrid infused with tangerine and citrus flavors, mainly sativa, and that´s why I thought about the Savignon Blanc, or perhaps a Verderjo or Vinho Verde, will pair with it.

I have a long way to go, so do laws allowing patients to decide how to treat their conditions. I hope federal government can allow patients to travel with their doses and acknowledge their licenses in every jurisdiction of the USA, territories included.

Next, I suppose, there will be more tourists going to places like California, Colorado, Washington and other states that are feeling this new kinf of tourism. Last but not least, we went to Mendocino county, to visit a couple of wineries and you can smell cannabis on the road to the grapes. Symbiosis.

 

 

Paquecepas by Amanda Diaz de Hoyo is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License

  Porto y Vila Nova de Gaia, cara a cara


IMG_2389 (1)
Algo empinadas las calles en Vila Nova de Gaia y en Oporto.

Por: Amanda Díaz de Hoyo

Esa mañana, luego de caminar por la ribera del río Tajo en Lisboa, recogimos las maletas, y buscamos la estación de Oriente, para dirigirnos en tren a Porto. El viaje duró unas tres horas y a la verdad que la costa portuguesa cautiva tanto que uno quiere regresar.

Una vez en Porto, la ciudad llena de luces, vive con un ritmo tranquilo. Llegamos al hotel en la ribera de enfrente del Douro, en Vila Nova de Gaia. Desde ahí veíamos una ciudad de mil historias, tocada por el tiempo y el vino.

La aventura del taxi por las estrechas calles empedradas que nos llevó al hotel OH PORTO, con solo 6 acogedoras habitaciones, fue todo un proceso de cambio. El hotel, interesantísimo por demás, estilo boutique, nos recibió con habitaciones que tienen las mejores vistas de Porto, los Rabelos o embarcaciones que tradicionalmente se han usado para transportar toneles de vino fortificado –oporto– y las estructuras incluyendo el icónico puente Dom Luis I, uno de los que une el distrito de Ribeira con Vila Nova de Gaia. Incluyó simpáticos desayunos que llevan a la habitación, minimalista y moderna. Se localiza en: Calçada da Serra no. 85, es muy cómodo y céntrico.

En Vila Nova de Gaia visitamos las cavas Ferreira, en la avenida de Ramos Pinto, para adentrarnos en el vino que le ha permitido a la ciudad que la llamemos en español Oporto. Entonces, la historia del viaje de los toneles por el río Duero, Douro en portugués que es el que nace en España y desemboca en el Atlántico, toma una forma tangible con olor a madera, especias y frutas maceradas. Las cavas son impresionantes, y un recorrido por ellas es ver la evolución de Vila Nova y Porto en torno al comercio del vino.

Port glasses
Oporto blanco y tinto, dignos de degustarse en la cava.

Allí degustamos un ruby blanco y uno tinto. A ver si repaso un poco con ustedes algunas nociones del oporto, que es un vino fortificado, es decir se le agrega brandy al vino que previa y parcialmente se había fermentado. Esta práctica comenzó en el siglo XVIII a fin de preservar el vino en la exportación que entonces era casi totalmente a Inglaterra. La mayor parte de los oportos son non-vintages que significa que se mezclan vinos de diferentes añadas.

Los estilos del oporto son: el ruby, que por lo general es el más básico de los oportos y lleva 3 años de añejamiento, tienden a presevar la fruta y pueden ser blancos, elaborados con uvas blancas, y tintos, elaborados con roja; el tawny que se elabora al mezclar oportos blancos y tintos, que pueden ser de 10 y 20 años de añejamiento, y suelen ser complejjos con aromas de higos, caramelo, miel y frutos secos; LVB o Late Bottle Vintage, que se aneja de 4 a 6 años antes de embotellarse; el Vintage, que se produce con las mejores uvas, sin mezclar, solo en años excepcionales y se aneja al menos durante 2 años. Son vinos que no requieren decantarse, con excepción del Vintage.

IMG_2410
Los espiritus dentro de la cava.

Concluida nuestra visita a la bodega, seguimos calle abajo a encontrarnos con la ribera del río, donde en una terraza pasamos una tarde relajada, escuchando la música del Blue & White Strings Duet, compuesto por dos talentosos jóvenes.

Así comenzamos a despedirnos de la magia de Porto y Vilanova de Gaia, un rincón de Portugal que no deben perderse.

Antes de que se me olvide, recomiendo el restaurante Dourum a ojo cerrado. Este ubica en la Ave. Diogo Leite, 454, mirando al río. La comida  es excelente, en particular, el pulpo y las lulas o calamares. La oferta de vinos, cómoda al bolsillo y de buena calidad.

IMG_2436
Vila Nova de Gaia y Oporto descansan al atardecer, cara a cara con la brisa del Duero.

Ya les contaré más de mis andanzas, entre vinos y planes de viaje. Pronto tendré a California en la mira, a ver cómo la encuentro después de los fuegos que afectaron parte de Napa el año pasado y ojalá que no vuelvan a ocurrir. Fingers crossed.


Paquecepas
 by Amanda Diaz de Hoyo is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License

 

Lisboa y Sintra: encantos portugueses


Lutecia Smart Hotel
Bésame:  tema de  uno de los 9 pisos del Lutecia de Lisboa.

Por: Amanda Díaz de Hoyo

Desde hacía tiempo soñaba con ir a Portugal. Por cosas de la vida, la oportunidad no se había presentado pero este año era sí o sí. Para iniciar nuestra aventura, porque así conceptualizamos los viajes, llegamos a la ciudad capital portuguesa: Lisboa.  Nuestra excursión, la que habíamos trazado en búsquedas on line, a lo que traiga la suerte. 

Cuando llegas sientes los aires marineros y la proximidad de la desembocadura del río Tajo al Atlántico. Entonces, rememoras la historia de Enrique El Navegante, entre fados, azulejos, vinos y corchos y quieres recorrer la ciudad. Desempolvé mi portugués de la UPI y adelante…

IMG_2301
Lulas Grelhadas de la Marisqueria Roma.

Eso hicimos, recorrerla, disfrutarla y saborearla, haciendo nuestra base en el hotel Lutecia, convenientemente ubicado frente a la estación del metro. Se trata de una hospedería renovada, minimalista y cómoda en la avenida Frei Miguel Contreiras, número 52, en la zona residencial de Aeeriro lo que permite que uno se sienta como vecino más de la ciudad.

Ahí cerca en la Marisqueira Roma –en la avenida Roma — me topé con unas Lulas Grelhadas que tenían una pinta de show. Los comensales del lugar eran locales y el servicio, excelente. Para acompañarlas, optamos –éramos cuatro en la aventura—por un Castello d´Alba Douro 2015, fresco, afrutado, un coupage de Touriga Nacional, Touriga Franca y Tinta Roriz, un vino de mesa, para compartir entre amigos. Claro, iba mejor con un bife a la portuguesa, pero con mis lulas, estaba nice.

Castello dAlba
Coupage de Touriga Nacional, Touriga Franca y Tinta Roriz.

Entre nuestras visitas a la ciudad, el Bairro Alto, las plazas, las callecitas con sus edificaciones adornadas con azulejos, y obviamente, paradas obligadas para probar las cervezas locales: la Sagres y la Imperial.

Un lugar cercano, Sintra es un must see. Se llega en tren desde Lisboa, algo que toma unos 45 minutos, y se pasa muy bien. Para ascender al palacio de Pena y a sus jardines, conviene calzado cómodo, y llevar un cardigan o jacket porque depende de la época del año, está más fresco o frío el viento en la cima. El Palacio de Pena, quizás es la atracción más llamativa de Sintra, no solo porque el lugar privilegiado sino por el encanto que tiene su arquitectura, colores y detalles, que rememoran el romanticismo de otros tiempos. ¡Siglo XIX! Y lo escribo en números romanos, cosa de hacer el ejercicio mental.

Sintra
El Atlántico desde el Palacio de Pena.

Luego del palacio de Pena y sus jardines, una vuelta por las calles pintorescas, salpicadas de flores y tiendas de recuerdos, con sus sardinas y galos de Barcelos, bordados, cosidos, tallados.

Retornamos en el tren, agradecidos con la visita y con lo vivido, planificando el próximo destino.

Paquecepas by Amanda Diaz de Hoyo is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License

Revamped Menu en Rare 125


 

Por: Amanda Díaz de Hoyo

FullSizeRender (1)
La cola de langosta forma parte de lo nuevo en Rare 125.

La idea del revamping, cuando de menús se trata, no es nueva. Así como en cada restaurante hay platos  preferidos, otros se convierten en propuestas flotantes, dependiendo de la temporada de cosecha, disponibilidad de productos frescos, y hasta temporadas del año. El revamping –que defino como renovación justa y necesaria—de los menús, tanto en alimentos como en bebidas, mantiene entretenido el paladar de los comensales, permite mayor diversidad en la creatividad de los chefs y sus equipos de trabajo. En otras palabras, el revamping no da tiempo a aburrirse.

Recientemente, Rare 125, acogedor restaurante de Miramar que se destaca por los cortes cárnicos, adoptó mariscos en su oferta gastronómica, para beneplácito de quienes optan por platos con mariscos  y amoldando su cocina a un número mayor de paladares.

IMG_0146
Chef Xavier Toro, de Rare 125.

Con el chef Xavier Toro, tuvimos la oportunidad de  ver un menú con variantes. “Hay opciones nuevas en los aperitivos y en platos principales, enfocando a los pescados y mariscos como es el caso del Lo Mein de camarones, el Miso de Bacalao con papas majadas y langostas, la cola de langostas con mofongo de pork belly, el linguine a la pescatore y el pulpo a la brasa en los platos fuertes, por ejemplo.  Mientras en los aperitivos podemos optar por sliders asiáticos, dumplings de carne con tamarindo, calamares fritos y mejillones con cantimpalo y caldo de tomate” dijo el entusiasta chef.

FullSizeRender (2)
Bacalao sobre papas majadas y mantequilla de langosta.

Para mí, el high light de la noche fue el bacalao con papas pajadas y mantequilla de langosta, y como soy carnívora, las chuletas de cordero.

El revamping se ve también en los cocteles rediseñados por nuestra amiga y barman Kristen Rivera, quien es muy creativa a la hora de presentar sus propuestas,sea con tequila, whisky y otros espiritus que unidos a elementos como jengibre, café, nueces , jugos frescos , siropes te hacen viajar por el sender de las sensaciones y emociones. ¿Qué tal la Flor de Tequila o el Madame du Caña? Nombres sugestivos, que junto con otros, se unen al despertar sensorial en Rare 125.

Rare 125 ubica en el 701 de la Ave. Ponce de León, en Miramar. Cuenta con estacionamiento valet parking y tiene horarios de domingo a jueves de 11:30 am a 10:00 pm. Los sábados y domingo de 11:30 am a 11:00pm.  Para reservas pueden comunicarse al 787-946-4996, y seguir todos  los movimientos de Rare mediante su site www.rare125pr.com o las redes sociales @rare15pr y en Facebook en Rare 125.

Fotos suministradas.

Paquecepas by Amanda Diaz de Hoyo is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License

Tapas, vinos y cervezas, al fresco


IMG_1536
Allá donde fueres a probar lo que quieras pero local.

Por: Amanda Díaz de Hoyo

Justo antes de que empezara el ajetreo de las vacaciones de playa y calor, estuve dando una merecida vuelta por Colorado Springs y áreas cercanas como Manitou, que leva el Springs como denominador común. Obviamente tenía que probar cosas interesantes, entre una cerveza aquí y un vino allá, me topé con el restaurante Red Gravy, en el número 23 de la calle Tejón. Su fuerte, la comida italiana con el twist  moderno y algo western y relax.  Ya todo me gusta para empezar, allí me merecía una pizza de prosciutto con higos, en salsa blanca aderezada con romero. Deliciosa y llevadera.  Mi hijo Toñi optó por un mega emparedado de albóndigas y Addie, mi compañera de esta aventura y hermana de verdad, una ensalada capresse. Claro, quienes nos conocen saben que probamos todo lo que estaba en la mesa. Relax, buena vibra y rico, con excelente servicio, y muy recomendable.

IMG_1247
Pizza de higos y prosciutto de Red Gravy.

Otro día de esos en que no sabes si va a salir el sol, viene nieve o ventisca, porque el clima rocalloso es impredecible, luego de ir de paseo fuimos al Colorado Mountain Brewery at the Roundhouse, que queda en el número 600 en la esquina de la Calle 21 y la carretera  180. Allí, entre la variedad de cervezas artesanales y tap, pedimos unos spring rolls de venado con una salsa de blueberries y papitas fritas –pecadillo de vacaciones—con aceite de trufas…buen servicio e interesante las propuestas. Nos fuimos light porque el día prometía bastantes cosas.

IMG_1303
Memorables los spring rolls de venado y la salsa de blueberries.

Además, nos esperaba Manintou Springs, uno de los pueblitos pintorescos de la zona. De seguro allí nos toparíamos con algunas otras opciones. Bueno, en realidad una que nos encantó a los tres es el Swirl Wine Bar, en el 717 de la Ave. Manitou  número 102, muy ecléctico, con buenas opciones para tapear, vibra positiva y una carta de vinos súper  friendly. Como estaba en el mood de vacaciones me fuí por un garnacha español, de nombre Lechuza , añada 2015, de Cariñena, que para vacilar en la terraza estaba bien, claro y con los quesos y la charcutería, mejor no podía estar.

Todavía me falta por probar un vino Riesling que traje de Colorado, del Pikes Peak Winery. De todos los lugares visitados, este NO lo recomiendo por la falta de coordinación  y preparación para atender a los visitantes, máxime cuando intentan levantar una imagen vitivinícola. Nada, les falta mucho por aprender y opté por el Riesling, porque si no es bueno, al menos bien frío le suavizamos las imperfecciones. Raya y cruz a este sitio.

Necesito el fresquito de las Rocky Mountains, por favor, porque ya estamos de regreso en el calor agobiante de los meses tormentosos del Caribe. Ahora, a ahorrar para las próximas vacaciones o escapada meritoria, lo primero que llegue.

Paquecepas by Amanda Diaz de Hoyo is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License