Más Vinos de Bodega Séptima


Más vinos de Bodega Séptima

Por: Amanda Díaz de Hoyo

Buena calidad, buenos vinos y excelentes precios son una de las mejores ecuaciones para cualquier aficionado al vino, especialmente con un presupuesto tope. Sí, hay un creciente número de amantes del vino que está en un presupuesto limitado, algunos son jóvenes del Milenio incorporan a la fuerza de trabajo, otros son simplemente personas como tú y que tiene que pagar facturas cada mes, con la familia alrededor, los niños y tal. Dinero para bien hay algunos dólares en un par de botellas de buen vino.

img_1753
Armonioso, pleno de frutas tropicales, resulta ideal para nuestro clima. Foto: ADH

Bodega Séptima, es la séptima bodega del grupo Cordorniu , una empresa catalana muy conocida que se ha relacionado con cava y vino de España, y que se ha ido al nivel internacional.  Bodega Séptima, ubicada en el Valle del Uco, en la provincia productora de vinos Mendoza,  allá en Argentina, ofrece no sólo un gran Gran Reserva pero también  unos Chardonnay, Pinot Noir, Malbec y  Cabernet Sauvignon.

img_1765
El coupage querendón: el Gran Reserva. Foto: ADH.

Mi primer encuentro con esta Bodega sucedió hace un tiempo, y todavía recuerdo el Gran Reserva, un vino muy redondo, armonioso, con buenos taninos. Como coupage tiene Malbec, Cabernet Sauvignon y Tannat.

Con Esteban Baigún y Chef Marcos Zabaleta, el chef de Bodega Séptima, degustamos los vinos con diferentes tapas con ingredients como carne, patatas dulces, algunas verduras, atún y camarones.

Mi selección de vinos en esta cata fue: Séptima Gran Reserva 2013, sin decepción alguna; el Chardonnay de 2014, con aroma de frutas tropicales y sabores – como guineos, mangos y piñas–, equilibrado y refrescante aún en su post gusto; y el Malbec de 2014, que se produce con uvas de la región de Agrelo mezclado con algunos cultivados en el Valle del Uco.  Localmente, estos vinos llevan precios de alrededor de $17 y $25, por lo que fácilmente se amoldan al presupuesto de un comprador que busca tipicidad de la uva, estilo y buen precio.

img_1770
Amanda Díaz de Hoyo, autora de este blog, con el chef residente de Bodega Séptima, Marcos Zabaleta; la bloguera Lizette Pérez; y Horacio Millán, ayudante de cocina de Zabaleta.

Pueden ver parte de la acción de la cata en: https://www.magisto.com/video/IF8BOlwBGSE_UBNhCzE.

More wines from Bodega Séptima

By: Amanda Díaz de Hoyo

Nice quality, good wines and superb prices form one of the best equations for any wine aficionado, especially on a budget. Yes, there are an increasing number of wine lovers who are on a limited budget, some are millennials entering the work force, others are just people like you and I that need to pay bills every month, with family around, kids and such. Money for wine, well there are some dollars around for a couple of good bottles.

Bodega Séptima, is the seventh wine cellar of Cordorniu group, a much known Catalonian enterprise that has been related to cava and wine from Spain,  has gone international.  Bodega Séptima, located in Valle del Uco, in the wine producing province of Mendoza, in Argentina, offers not only a great Gran Reserva but also Chardonnay, Pinot Noir, Malbec and a Cabernet Sauvignon.

My first encounter with this Bodega happened a while ago, and I still remember the Gran Reserva, a very round, harmonious wine, with good tannins. It´s blend has Malbec, Cabernet Sauvignon and Tannat.

With Esteban Baigun, and Chef Marcos Zabaleta, the resident chef of Bodega Séptima, we tasted the wines with different bites such as beef, sweet potatoes, some veggies, tuna and shrimp.

My choice of wines in this tasting was: Séptima Gran Reserva 2013, no disappointment there; the chardonnay 2014, with tropical fruits aroma and flavors –consider bananas, mangos and pineapples–, balanced and refreshing after taste; and the Malbec 2014, that is produced with grapes from the Agrelo region blended with some grown in Valle del Uco.

Locally, these wines are around $17 and $25, so they can easily fit in a budget wise wine shopper.

You can see some of the action of the tasting at: https://www.magisto.com/video/IF8BOlwBGSE_UBNhCzE.

Paquecepas by Amanda Diaz de Hoyo is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License

Justin y sus vinos


Los vinos Justin presentados en la degustación.
Los vinos Justin presentados en la degustación.

Por: Amanda Díaz de Hoyo

Cada vez que tenga que justificar un vino, recordaré el Justification de Justin Vineyards. Los vinos de Justin son californianos, de la AVA (por si acaso, son las siglas de American Viticultural Area o zona vitivinícola) Paso Robles.  Adquieren su nombre por quien funda la bodega en la década de los 80, Justin Baldwin, quien en los tiempos en que la cantante Madonna planificaba lanzar su Like A Virgin, él coqueteaba con las ideas de un cabernet sauvignon al estilo bordelés pero con el espíritu aventurero del Wild West americano.

Más o menos con esto en mente, me  fui a degustar los vinos Justin, que en nuestro mercado van de la mano de  Destilería Serrallés,  y que serían presentados por el master sommelier Joseph Spellman. Ahora les cuento cómo me fue. Ese día degustamos 5 vinos, dos blancos y tres tintos.

El chardonnay, fresquito, tiene sabores cítricos bastante acentuados.  Muy bebible desde la perspectiva tropical. No tengo problemas en volver a probarlo. La añada degustada fue la del 2013. Lo mismo me sucedió con el sauvignon blanc del 2013. Esta uva,  en la expresión de los enólogos de Justin vineyards, es pura fruta entremezclada con toques minerales. Otro que se adapta bien al calentamiento global.

Los tintos de Justin.
Los tintos de Justin.

En materia de tintos, y luego de una amena discusión con Joseph Spellman sobre qué ópera le iría bien al Justification 2012, y me pudo decir desde  Las Valquirias de Wagner hasta La Traviata de Verdi –pues es aficionado al bel canto—yo acá pensaba que era más Bruno Mars. Pero desde mi perspectiva de vinos, aunque la bodega ha recibido muy buenas respuestas por el Isosceles, que es su vino más laureado, sigo con mi Justification.  La añada degustada fue la 2012. Es un vino armonioso, de buen equilibrio nariz-boca, con cierta torrefacción, y algo de especias con cerezas. Admito que desde que lo probé la primera vez, me ha parecido muy consistente. Por lo que la labor de los enólogos  Fred Holloway y Scott Shirley revalida en cada copa y en cada vendimia.

Moi con el sommelier Joseph Spellman.
Moi con el sommelier Joseph Spellman.

Luego del , llegó el Isosceles también 2012 y el Justin cabernet sauvignon, 2013. Muy bebibles los dos pero como ven son añadas bastante recientes, y con la fuerza del cabernet sauvignon pueden esperar más tiempo en botella para una mayor evolución. Sin embargo, desde mi perspectiva, puedo siempre justificarme con mi favorito de la casa, Justification. Salud.
Paquecepas by Amanda Diaz de Hoyo is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License.

Una  App llamada Barrica: Christopher Carpenter


En plena conferencia con Chris Carpenter y un cabernet para probar.
En plena conferencia con Chris Carpenter y un cabernet para probar.

Por: Amanda Díaz de Hoyo

Christopher Carpenter es enólogo, deportista, músico y atiende un bar los viernes. ¿Qué? Pues sí, el nacido en Chicago decidió  estudiar  biología en la Universidad de Illinois pero hizo sus estudios en enología en la Universidad de Davis, en California. Esta cuenta con una reconocidísima facultad para estos fines y  Chris no perdió tiempo en decidir que en Napa — el estilo de vida que buscaba un amante de la ciencia,  el arte culinario y de vinos–podía pasar años muy fructíferos. En Davis se concentró para convertirse en el  enólogo de bodegas que producen excelentes vinos como Cardinale, Lokoya, La Jota y Mt. Brave. ¿Y esto de atender un bar los viernes? Forma parte de su pasión por una industria que le fascina, la de restaurantes. Los asiduos al Rutherford Bar and Grill pueden toparse con el atlético enólogo que le gusta hacer labores de bartender y así adentrarse en la psicología del consumidor.  By the way, es el presidente de la  orquesta sinfónica juvenil de Napa.

Como conferenciante es un éxito, pues habló a un grupo de conocedores recientemente, convocados por  Fine Wine Imports. Desde el principio me agradó la tónica de su charla, pues aparte de ser relax, iba en pantalones cortos. Idóneo, pensé, para  este calor que ya tenemos full en el trópico, y para hablar de vinos elaborados con cabernet sauvignon.

“Mientras  la mayor parte de la gente ve las cosas en formas y colores, yo la veo con música” dijo antes de entrar en materia de vinos, y compartir sus impresiones con el  grupo. Quizás, una de las explicaciones que encontré más fascinantes fue su análisis sobre las barricas.  Para  hacer vinos adquiere barricas de diferentes tonelerías y con ello le da carácter a los vinos. Todo depende del ojo experto, la añada y el tueste para ofrecer consistencia y elegancia a éstos.

La analogía entre el uso de las barricas y las aplicaciones en los teléfonos inteligentes fue quizás, la cita que más me caló, además de explicar el aroma del sauvignon blanc como el de la guayaba, algo que siempre le he encontrado a este vino.

La charla se complementó con una explicación sobre la extensión  del valle de Napa, las apelaciones y las sub apelaciones y cómo influyen en el vino elementos claves como la latitud, la altitud, la topografía y la hidrografía –incluyendo la cercanía oceánica—para que el vino exprese su personalidad.

De fondo el conferenciante y enólogo.
De fondo el conferenciante y enólogo.

Se realizó una cata de varias añadas que se agrupan bajo dos etiquetas: Cardinale y Lokoya. Sin embargo, entre medio de los vinos, pudimos disfrutar del Gallery Sauvignon Blanc, que lo hace una chica que hizo en internado con Chris y luego reclutaron. Me pareció excelente vino para tomarse como aperitivo, y  con cualquier pretexto.

De los Cardinale, me gustó  la añada 2012, que me pareció más elegante en taninos, y con mayor cuerpo en boca que los de 2010 y 2011. De los Lokoya, que pertenecían a la misma añada, el 2012, sus procedencias determinaron mi veredicto: el Lokoya 2012 procedente de Diamond Mountain es más expresivo que la línea  Cardinale y muestra elegancia, con mayor fuerza, en el post gusto. De los cuatro fue mi favorito.

Para que vean un poco de la explicación de Chris accedan y den like al link: https://www.youtube.com/watch?v=5Q7gYHFe1lg.

Paquecepas by Amanda Diaz de Hoyo is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License.

Prisionero de las cepas


 

Prisoner wine

Por: Amanda Díaz de Hoyo

Cada vez que entraba a la Biblioteca José M. Lázaro me quedaba embelezada ante el mural de Rufino Tamayo,Prometeo. Sí y cada vez que me topo con la imagen de un Prometeo encadenado en la etiqueta del vino Prisoner me da ese flasback, el mural de la UPI, mi alma mater.

En estos días tuve la oportunidad de mirar al mar y tomar par de copas de Prisoner, un blend californiano que une la zinfandel con la cabernet sauvignon, la petit syrah y la garnacha para producir un vino contundente, complejo y voluptuoso, que por sí solo resulta fuerte en boca. Ese choque de emociones que entra al mezclar la zinfandel–una cepa que me encanta porque se adapta muy bien a la comida puertorriqueña– con la cabernet sauvignon, y el resto de las cepas, me trae a la memoria los vinos Barolos, que se hacen con la cepa nebbiolo.  Ah, entonces la presencia de la zinfandel es más contundente en la mezcla que el resto con un 46%, le sigue luego la Cabernet con un 26 % dependiendo de la añada, un 15% de syrah, un 10% de petit syrah y un 3% de garnacha.  Aunque la zinfandel se supone que es más parienta de la primitivo que de  la nebbiolo, a mi me sigue recordando esos vinos grandes del Piemonte.

¿Primitivamente Zinfandel? A manera de repaso, les digo que son muchos los estudiosos del vino, y que cada día hay hallazgos dentro de este mundo maravilloso. Nada puede tomarse como final y firme pues el vino evoluciona, tiene vida, y refleja sus destellos dependiendo de los elementos que componen la añada. Obviamente, y de la mano del hombre.  Este disclaimer lo hago porque en estos asuntos no podemos ser absolutistas, La unión de la primitivo y la zinfandel, aunque hay quien apueste hasta los últimos $20 que tenga encima diciendo que son iguales, viene porque su tatarabuela era una cepa croata rara llamada Crljenak, y la zin parece ser reflejo fiel de la ancestral uva, la primitivo es un clon. Ajá, y con el asuntito del terroir, la adaptación y el manejo de la viña, la zin varía así como la primitivo, y de paso cualquier uva que se plante en un área geográfica.

En la manifestación como cepa primaria del vino Prisoner, y el refuerzo de la cabernet sauvignon con la syrah, para suavizarla con el corte de petite syrah y garnacha, encontramos intensidad en color, aroma y boca. Entonces los higos se hacen presente, el cacao y el café, con notas de granadas y frambuesa. La complejidad en el postgusto es más que evidente.

Lo agradable del  blend californiano presentado en el Prisoner radica en la facilidad que tiene de llevarse bien con platos ricos en proteína, buenos cortes de churrasco, carnes de caza y hasta un osso buco. ¿Cómo no recordar el vino de Prometeo en la etiqueta? No way!