El compás de Schaefer


Ambientción con piezas de promoción de la cerveza Schaefer.
Ambientación con piezas de promoción de la cerveza Schaefer.

Por: Amanda Díaz de Hoyo

Me invitaron a un party de Schaefer hace unas semanas…Schaefer ea rayos, no sabía de esa cerveza desde hacía par de navidades atrás, en la que mi primo fiestero posteó una foto en Facebook en la que aparece con una en la mano. Según él, eran las más frías que estaban en la neverita.

Luego de eso, desde que leí la invitación el estribillo de “Cerveza Shaefer es la mejor cuando se toma más de una…vaso tras vaso, como Shaefer no hay ninguna” no me salía de entre ceja y ceja.  Ese coro de uno de los anuncios de esta icónica cerveza que marcó las tendencias de consumo de varias generaciones y que ya cumplió 70 años en el mercado de Puerto Rico, fue el más pegado de las frías de entonces…que eran contadas.

Ahora les cuento de mi experiencia al entrar en la casa  González Cuyar, sede del Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de P.R., cuando una noche en los amagos de una tormenta, por poco hace que la fiesta quedara clausurada. Pero como las tormentas parece que en los últimos años se han posicionado más al  norte, pues pude ir al emotivo aniversario de la Shaefer.

Cuando entré al salón de la casa, la nostalgia me invadió pues de momento eché marcha atrás al disco duro de la memoria, para recordar los tiempos de universitaria cuando esta cerveza era parte requerida de todo estudiante de la UPI…del vino ni les cuento. Digo por lo menos ahora no…espero tener tiempo luego.

Ahí, entre piezas de colección de la  Schaefer de otra era, se proyectaban los anuncios de la televisión de entonces…el maratón de Coamo con el atleta Peco González, o la gran Angelita Lind, destacadísima figura de pista y campo, quien obtuviera medallas centroamericanas y nos representara en las Olimpiadas del 84, las modas, los carros. Ha llovido y lloverá sobre mojado pero el legado de la historia de una marca define más allá de los gustos a los pueblos.

Antonio Hoy y el actor, comediante y animador, Melwin Cedeño, quien en su momento participó en uno de los comerciales de Schaefer.
Antonio Hoyo y el actor, comediante y animador, Melwin Cedeño, quien en su momento participó en uno de los comerciales de Schaefer.

Repasando un poco la historia, esa disciplina que me encanta, rebusco los datos de la cerveza Shaefer, que en la década de los 40, se convirtió en la reina del mercado hispano en la ciudad de Nueva York. Fue don Vicente Suárez, comerciante español establecido en Puerto Rico, quien tuvo la visión de traerla como parte de los productos de la distribuidora V. Suárez. El asturiano tenía razón en haberle apostado, pues Schaefer marcó un hito en el éxito de la distribuidora que por años ha servido al comercio local.

Supongo que los recuerdos serían el tema de conversación de muchos de quienes asistimos al evento pues entre los invitados estaban  algunos de los artistas del patio que formaron parte de las campañas publicitarias como Chucho Avellanet y Nydia Caro, las figuras oficiales de Schaefer por muchos años.

Mi opinión sobre la Schaefer desde el punto de vista de un catado, es una cerveza ligera lager que llena las necesidades de un mercado que busca economía. Buena para la playa o para un  party de terraza. Nada de buscarle las cuatro patas al gato. Te la bebes fría y ya.

Arnaldo J. Díaz Ibañez, mi primo con su cerveza en mano, Schaefer fría.
Arnaldo J. Díaz Ibañez, mi primo con su cerveza en mano, Schaefer fría.

Ahora el compás de Schaefer cambia con la tecnología y sus fans, los de ayer y los de hoy, que están en las redes sociales pueden ir derechito a la página  www.facebook.com/CervezaSchaefer. Por mi parte, repito lo que comentaba con un colega hoy, a indicios de mal vino, una cerveza fría. Hay opciones pero algo permanece, por lo menos, de Schaefer somos muchos los que tenemos anécdotas…hasta mi primo Arnaldo, un parisero de corazón noble y baila como trompo. Eso eh…

Texto y fotos: Derechos Reservados. Diciembre 2014 Paquecepas.

Pleno Verano, vodka, cervezas artesanales y calor


 

stoli bottles

Por: Amanda Díaz de Hoyo

Arrancó en verano en el trópico y con esta época, las bebidas representan el verdadero oasis para quienes disfrutamos de la playa, la piscina o el campo. Es más, una barbacoa en la terraza es más que motivo para una sangría o un coctel.

Entre las propuestas que tenemos a disposición están los cocteles trabajados con la vodka Stoli, la Stolichnaya que hemos conocido desde hace tiempo y que ahora retoma su camino en el mundo de las vodkas. Mucho más allá que los clásicos vodkas con jugo de china o de cranberry, podemos experimentar con nuevos sabores.  Es más, uno de mis favoritos es con jugo de limas fresco, agua de soda y una rodaja de limón.Con la embajadora de Stoli, Lizette García, estuvimos compartiendo en una cata de vodkas las peculiaridades que tiene cada una y cómo se mantiene Stoli con la calidad y el carácter de siempre.

 

coctel stoli

 

Mi apreciación sobre esta vodka, la que estimo por su calidad constante, es que valor por precio ofrece un excelente producto. Tiene más notas cítricas que otras, y guarda su esencia en lo que han definido como el espíritu alfa, el más puro y de mayor calidad para elaborar  la vodka. Este espíritu en particular lo filtran cuatro veces, primero en arena de cuarzo y luego en carbón ruso.

Mientras ofrecían la información y la cata seguía su curso, me imaginaba degustando la vodka sin mezcla alguna, con un poco de caviar y salmón ahumado. Siempre divagando yo en ese mundo del maridaje que tanto me gusta.

Tanto la vodka Stoli, como la Premium Elite, y las que tienen sabores de fruta y especias como la vainilla añadidos, muestran la tendencia que tienen muchos mercados internacionales, la culturalización del coctel, dependiendo de dónde uno se encuentre en el planeta.

Me parece Stoli seguirá marcando pautas, así como lo hizo en el pasado, lo hará en un mundo más libre. Yo, por mi parte, sigo con su calidad y sabor, para pensar que estoy en San Petersburgo.

Tienen que ver el enlace: https://startwith.stoli.com/the-stoli-story. Me parece genial.

Si prefieres las cervezas, hay par de propuestas de la categoría artesanal que vale la pena probar,  la Samuel Adams Utopías 10 th Anniversary Special Release, añejada en barricas de hasta 20 años, con sabor de frutas, malta y madera. De esta la botella tiene un diseño de show. También está la Brooklyn Black Ops, añejada en barriles de bourbon a la que le agregan levaduras de champán; la Brooklyn Sorachi Ace, al estilo single hop farmhouse ale, fermentada con levadura belga, y la Brooklyn Local 1, más intensa en sabor y estructura. Por lo pronto me tomo una fría artesanal mirando al mar.

 

Cervezas_Padres