El desarrollo del vino en Puerto Rico se escribe con CAFA


El estudio del vino es serio.

Por: Amanda Díaz de Hoyo

Por segundo año consecutivo, he tenido el honor de participar como jueza en una de las etapas de evaluación de los estudiantes puertorriqueños que han tomado el curso de sumiller con la Prof. Rosana Miranda, quien cursó estudios en Burdeos y es representante de CAFA en este suelo.

¿Qué es CAFA? A parte de ser una institución donde se capacitan sumilleres y consejeros de vino, es un reto que me ha hecho desempolvar mi título de sumiller y poner en práctica conocimientos que estaban en el disco duro de la memoria. CAFA, es una escuela de corte internacional que prepara a profesionales en el campo del vino, con la exigencia que globalmente tiene esta rama. Desde hace más de 25 años, prepara  con la exigencia de rigor a profesionales que incursionan en la industria.

Con el apoyo de V. Suárez y su personal de El Hórreo, los participantes que han tomado el curso, tanto en su primera edición como en la segunda, provienen de diversos campos del conocimiento y están comprometidos en llevar la cultura del vino a más personas mediante su conocimiento. La ventaja que tienen es que Rosana, además de sumiller y  excelente profesora, presenta el curso en español, siendo las clases celebradas en Puerto Rico, las primeras en este lado del mundo.

En esta ocasión, los nuevos sumilleres de CAFA, luego de estudiar y pasar por el riguroso proceso de evaluación son: Luis Felipe García Ocasio, John González, Ibis Montijo de la Cruz, Rafael Tirado Siragusa, Gladys Sánchez Norat, Rafael Gavilanes León, Juan C. Meléndez Acevedo, Lisa López-Cepero, y Andrés Ramírez de Arellano.

La graduación se llevó a cabo dentro del marco de una ceremonia privada en el Restaurante Voga, del Hotel La Concha.

Ya la profesora Miranda está  planificando la próxima jornada de clases correspondientes al año 2015. Para más detalles, los interesados deben estar pendientes de los medios sociales y la página de El Hórreo de V. Suárez.

Para acceder al vídeo de grabación, obra de Boris Carrasquillo pueden ir a:    https://www.youtube.com/watch?v=mA69f_hp4sM&feature=youtu.be.

Derechos Reservados, fotos y texto © Paquecepas, diciembre 2014.

El compás de Schaefer


Ambientción con piezas de promoción de la cerveza Schaefer.
Ambientación con piezas de promoción de la cerveza Schaefer.

Por: Amanda Díaz de Hoyo

Me invitaron a un party de Schaefer hace unas semanas…Schaefer ea rayos, no sabía de esa cerveza desde hacía par de navidades atrás, en la que mi primo fiestero posteó una foto en Facebook en la que aparece con una en la mano. Según él, eran las más frías que estaban en la neverita.

Luego de eso, desde que leí la invitación el estribillo de “Cerveza Shaefer es la mejor cuando se toma más de una…vaso tras vaso, como Shaefer no hay ninguna” no me salía de entre ceja y ceja.  Ese coro de uno de los anuncios de esta icónica cerveza que marcó las tendencias de consumo de varias generaciones y que ya cumplió 70 años en el mercado de Puerto Rico, fue el más pegado de las frías de entonces…que eran contadas.

Ahora les cuento de mi experiencia al entrar en la casa  González Cuyar, sede del Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de P.R., cuando una noche en los amagos de una tormenta, por poco hace que la fiesta quedara clausurada. Pero como las tormentas parece que en los últimos años se han posicionado más al  norte, pues pude ir al emotivo aniversario de la Shaefer.

Cuando entré al salón de la casa, la nostalgia me invadió pues de momento eché marcha atrás al disco duro de la memoria, para recordar los tiempos de universitaria cuando esta cerveza era parte requerida de todo estudiante de la UPI…del vino ni les cuento. Digo por lo menos ahora no…espero tener tiempo luego.

Ahí, entre piezas de colección de la  Schaefer de otra era, se proyectaban los anuncios de la televisión de entonces…el maratón de Coamo con el atleta Peco González, o la gran Angelita Lind, destacadísima figura de pista y campo, quien obtuviera medallas centroamericanas y nos representara en las Olimpiadas del 84, las modas, los carros. Ha llovido y lloverá sobre mojado pero el legado de la historia de una marca define más allá de los gustos a los pueblos.

Antonio Hoy y el actor, comediante y animador, Melwin Cedeño, quien en su momento participó en uno de los comerciales de Schaefer.
Antonio Hoyo y el actor, comediante y animador, Melwin Cedeño, quien en su momento participó en uno de los comerciales de Schaefer.

Repasando un poco la historia, esa disciplina que me encanta, rebusco los datos de la cerveza Shaefer, que en la década de los 40, se convirtió en la reina del mercado hispano en la ciudad de Nueva York. Fue don Vicente Suárez, comerciante español establecido en Puerto Rico, quien tuvo la visión de traerla como parte de los productos de la distribuidora V. Suárez. El asturiano tenía razón en haberle apostado, pues Schaefer marcó un hito en el éxito de la distribuidora que por años ha servido al comercio local.

Supongo que los recuerdos serían el tema de conversación de muchos de quienes asistimos al evento pues entre los invitados estaban  algunos de los artistas del patio que formaron parte de las campañas publicitarias como Chucho Avellanet y Nydia Caro, las figuras oficiales de Schaefer por muchos años.

Mi opinión sobre la Schaefer desde el punto de vista de un catado, es una cerveza ligera lager que llena las necesidades de un mercado que busca economía. Buena para la playa o para un  party de terraza. Nada de buscarle las cuatro patas al gato. Te la bebes fría y ya.

Arnaldo J. Díaz Ibañez, mi primo con su cerveza en mano, Schaefer fría.
Arnaldo J. Díaz Ibañez, mi primo con su cerveza en mano, Schaefer fría.

Ahora el compás de Schaefer cambia con la tecnología y sus fans, los de ayer y los de hoy, que están en las redes sociales pueden ir derechito a la página  www.facebook.com/CervezaSchaefer. Por mi parte, repito lo que comentaba con un colega hoy, a indicios de mal vino, una cerveza fría. Hay opciones pero algo permanece, por lo menos, de Schaefer somos muchos los que tenemos anécdotas…hasta mi primo Arnaldo, un parisero de corazón noble y baila como trompo. Eso eh…

Texto y fotos: Derechos Reservados. Diciembre 2014 Paquecepas.